2,000 millones de personas tendrán un teléfono inteligente en el año 2015.