La poderosa empresa Nintendo, antes de que se dedicara a hacer vídeo juegos, era una compañía que fabricaba cartas y naipes de juego.