Descubrieron en el Instituto de Neurofisiología de la Universidad de Sydney, Australia, que la sal activa en el cerebro las mismas zonas que la cocaína.