Según la World Toilet Organization, pasamos en promedio tres años de nuestra vida en el baño realizando nuestras necesidades fisiológicas.