La universidad de Yale, en Estados Unidos, anunció que la exposición durante años al humo de tabaco provoca sordera paulatina.