Al estornudar proyectamos más de 200 minúsculas gotas de saliva.