Más de la mitad de la población mundial está infectada por la bacteria Helicobacter Pylori, que causa úlceras gástricas.