El cerebro necesita entre uno y cinco días para re-adaptarse a los horarios cotidianos después de unas vacaciones de más de una semana.