Las rabietas infantiles si no se controlan y se disciplina al niño, con el tiempo se vuelven armas de chantaje y serios avisos de posibles trastornos del comportamiento cuando llega a adulto.