El alcohol altera la actividad cerebral de la dopamina. Esto hace que algunas personas muy sensibles, cuando se emborrachan, empiezan a tener comportamientos homosexuales, según la Universidad Park, en Pensilvania, Estados Unidos.