Un minucioso estudio realizado por el Instituto de Alcoholemia de Boston, determinó que el alcohol no ayuda a olvidar, sino todo lo contrario.