En la Edad Media, la Iglesia permitía las relaciones sexuales entre casados, excepto durante el embarazo, la lactancia, la menstruación, los días de fiesta, los miércoles, los viernes, los sábados, los domingos y mientras hubiera luz del día.