Los budistas de Tailandia se rasuran la cabeza, pero no completamente, pues se dejan un mechón del cual, dicen tirará Buda para transportarlos al paraíso.