La música muy alta hace que la gente beba más y por lo tanto gaste más. Es por eso que en los antros, bares y discotecas el volumen es casi ensordecedor.