El 37 por ciento de los alcohólicos tienen hijos con la misma adicción. El hábito de la bebida sí se puede pasar de padres a hijos.