Durante los siglos XVIII y XIX, en Inglaterra, un hombre podía vender legalmente a su esposa. En 1823, el precio promedio era de tres peniques.