En la Edad Media las tinas de baño estaban hechas de madera y se bañaban varias personas a la vez. Fue en el siglo XVII que se hicieron de mármol y en el siglo XIX fueron muy comunes las de metal.