Squanto, el indio que ayudó a los peregrinos europeos el primer día de Acción de Gracias, fue comprado como esclavo en España.