El sonido “shhh” calma al recién nacido, ya que es parecido al ruido que hace la sangre de las arterias de la placenta y del útero de la madre.