En la antigüedad, el saber leer y escribir eran cualidades propias de los sacerdotes solamente. Si un guerrero sabía leer, hasta se llegaba a dudar de su virilidad.