Desde el año 2800 a.C. utilizamos el anillo como símbolo de compromiso en la pareja y emblema del amor.