Las mujeres de la antigua Roma impulsaron lo que ahora se conoce como micro-créditos, hacían contrato de préstamo que garantizaban con objetos de poco valor.