En el siglo XIX,la reina Victoria de Inglaterra llevó luto durante más de 40 años seguidos por la muerte de su marido, el príncipe Alberto, y todo ese tiempo vistió de negro.