El presidente Ronald Reagan consultaba con una astróloga de San Francisco las decisiones más importantes que tomaba en la Casa Blanca.