La palabra “piropo” viene del griego pyropus, palabra que significa “rojo fuego”.