La reina Isabel I de Inglaterra declaró ilegal golpear a la esposa después de las diez de la noche.