En el siglo XIII, el Papa Juan XXI, que era médico, recomendaba en uno de sus escritos lavar los ojos con orina de bebé.