Las prendas de vestir más usadas en el mundo occidental son los pantalones de mezclilla y los tenis.