Ante el estrés, los hombres son más antisociales y las mujeres se muestran más amigables y a participar en relaciones sociales.