En el siglo XVI el emperador hindú Shah Khan Jahan, quien creó el Taj Mahal en honor a su difunta esposa, fue enterrado con la mano afuera de su tumba para que los visitantes pudieran tocarlo.