Cada año se incluyen 5000 personas nuevas en la larga lista de presuntos terroristas indeseables en los Estados Unidos.