Juana de Arco fue condenada a la hoguera, entre otras cosas, por vestir como soldado.