Está comprobado que los tres idiomas universales del futuro serán inglés, chino y el español, según la Organización de las Naciones Unidas.