Albert Einstein era tan olvidadizo y distraído que no podía recordar su propio número de teléfono y en varias ocasiones se ponía un calcetín de distinto color que el otro.