En 2011, más de la tercera parte de las demandas de divorcio en el Reino Unido contenían la palabra Facebook.