En China se castiga con pena de muerte a quien asesine a un oso panda.