Muchos niños y jovenes padecen “didaskaleinophofia” que no es más que otra cosa que “fobia a ir a la escuela”.