El alemán Roberto Koch era un anónimo médico de pueblo. Pasó a la inmortalidad cuando descubrió los microbios causantes de la tuberculosis, del cólera y de otras enfermedades.