En Grecia, en el año 700 antes de Cristo, los espartanos arrojaban a los niños con malformaciones desde lo alto del monte Taigeto para “evitar que las fuerzas del mal que anidan en ellos hagan daño al resto de la comunidad”.