la esperanza de vida en la edad media no superaba los 35 años. De nueve reyes de Castilla, entre Sancho IV (1284-1295) y Enrique IV (1454-1474), ninguno llegó a cumplir los 50 años, y cuatro de ellos no llegaron a los 40.