En Hong Kong, hasta principios del siglo XX, la ley permitía a una mujer  matar a su marido si este le llegaba a ser infiel, pero solo podía hacerlo con sus manos.