En la segunda guerra mundial los aliados usaban palomas mensajeras de color blanco, ya que las aves llevaban textos cifrados en sus plumas, además de los mensajes atados en sus patas.