El sabio griego Platón en realidad se llamaba Arístocles. Como se le hizo un nombre muy feo, buscó una más popular para darse a conocer a sus discípulos. También pensó en ponerse Letón.