Los nativos australianos no sólo utilizaban el boomerang para cazar canguros, sino también para atrapar aves y presas pequeñas.