Durante años, la identidad del bebé que aparece en las etiquetas de Gerber fue un misterio. Se trata de Ann Turner Cook, escritora estadounidense dedicada a las novelas de misterio.