El baño diario es una invención moderna. En Europa, desde la caída del Imperio Romano hasta el siglo XIX, la gente se bañaba sólo unas veces al año.