Islandia fue el primer país en legalizar el aborto, en 1935.