Alessandro Della Spina fraile de la cuidad de Pisa, Italia, fue quien inventó los anteojos a finales del siglo XIII. El éxito fue tal que el gremio de vidrieros de Venecia se enriqueció.