El soberano que exigía los impuestos y tributos más altos fue Atila, el rey de los Hunos. En en siglo V después de Cristo, exigía el 75% de lo que ganaba su pueblo y las naciones sometidas a él.