Antes de que se generalizara el uso de la porcelana dental, la gente pobre vendía sus dientes. Había ricos que compraban dentaduras completas.